Revista > OC 30 > Artículo 4


Informe de Cultura y Tiempo Libre: los límites de lo medible

Claudia Gamboa Oyarzo y Juan Carlos Oyarzún Altamirano

Si bien hace algunos años existía la duda sobre la necesidad de hacer mediciones en cultura, en la actualidad el debate ha avanzado hacia la determinación de la manera más idónea de hacerlo y cómo presentarla al público. La principal dificultad de este proceso guarda relación con la complejidad del objeto de estudio y su definición con fines estadísticos, que para Unesco es la siguiente: “La cultura debe ser considerada el conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social, y que abarca, además de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias” (Unesco, 2009, p. 9). Es evidente que solo una parte de lo anterior se puede cuantificar, lo que se conoce como la cultura manifiesta —acciones concretas y materiales—. Esto quiere decir que todos los intangibles culturales —como las costumbres, rituales, mitos y valores— quedan fuera del radar de Cultura y Tiempo Libre. Informe Anual 2014, documento cuya duodécima versión fue publicada recientemente por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Considerando este obstáculo, en el 2010 el CNCA convocó a un espacio de reflexión conceptual y metodológica, el que permitió identificar los límites de lo medible y tuvo como resultado la publicación del Marco de Estadísticas Culturales. Chile 2012. En dicho texto se consignaron los dominios y categorías que guían la estructura actual del Informe Anual 2014 sobre cultura y tiempo libre, que tienen por objetivo estandarizar y homologar nuestras estadísticas, además de apoyar la labor institucional con datos sólidos de respaldo en la medición de procesos, diseño y evaluación de políticas. En las versiones anteriores del documento la información se organizaba en una estructura poco adecuada a las necesidades de los(as) usuarios(as), con una taxonomía proveniente del Comité de Estadísticas Culturales de 2003, que no permitía identificar los datos por dominio cultural (por ejemplo Patrimonio, Artes visuales o Artes musicales[1]), sino que los categorizaba en dimensiones como creación, recreación e indicadores transversales, entre otros.[2] Complementariamente, gran parte del informe estaba constituido por tablas sin mayor explicación, de difícil comprensión para usuarios no habituados a un lenguaje técnico.

La incorporación de un capítulo de conceptos, metodología de registros administrativos utilizada —con sus fortalezas y debilidades—, series históricas, así como la descripción más profunda de las tablas y gráficos, y lo explícito de las fuentes, obedece a la necesidad de hacer más robusto este informe y de que los distintos usuarios puedan comprender su contenido en un sentido más amplio y usarlo con mayor frecuencia e intensidad.

Las maneras de presentar, consumir y participar en cultura se modifican con el tiempo, por lo que resulta importante el aporte del Informe Anual 2014 en la comprensión de las nuevas tendencias. Un ejemplo de esto es la patente digitalización de los último años —en algunos dominios más que en otros—, un tema que atañe de manera más directa a la Encuesta de Participación y Consumo Cultural,[3] pero a la que el Informe Anual 2014 también puede contribuir con algunas señales, mediante la incorporación de nuevos informantes, como es el caso de PortalDisc y sus discos descargados de manera digital durante 2014. Igualmente, es destacable la incorporación de cifras de patrimonio cultural inmaterial, el que ha tenido un desarrollo creciente en términos de fomento, coordinación interinstitucional y cambio de normativas para su identificación, recuperación y difusión. Queda pendiente profundizar en la lectura digital, y en cómo el formato e-book presenta una tendencia al alza significativa entre el año 2009 y el 2014. De igual manera, con el fenómeno de las plataformas de streaming que cada vez son más comunes para reproducir música, series y películas.

Dentro del CNCA estamos conscientes de que a pesar de los avances queda mucho por hacer y que dentro de nuestras prioridades en el mediano plazo, se encuentran mejoras de tipo estadístico como la optimización de la comparabilidad de los datos y la incorporación de un mayor número de registros administrativos,[4] catastros y encuestas. Asimismo, tenemos el desafío de avanzar a la par con la tecnología de nuestra era, generar evidencia empírica que apoye la formulación de política pública y reflejar con esta los cambios que ocurren en distintos ámbitos de la cultura.

 

————————————————————–

[1] Los dominios culturales establecidos en el Marco de Estadísticas Culturales 2012 son: Patrimonio, Artes visuales; Artes escénicas; Artes musicales; Artesanía, Artes literarias, libros y prensa, Medios audiovisuales e interactivos; Arquitectura, diseño y servicios creativos; Educación; Infraestructura y equipamiento.

[2] Los dominios establecidos por el Comité de Estadísticas Culturales 2003 son: Creación, Patrimonio, Recreación, Medios de comunicación e Indicadores transversales.

[3] La Encuesta de Participación y Consumo Cultural, que cuenta con tres versiones, es desarrollada por el Departamento de Estudios del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

[4] Los registros administrativos son una modalidad de las metodologías cuantitativas, que se caracteriza por una recopilación sistemática de las estadísticas elaboradas por las instituciones, principalmente con fines de gestión, para evaluarse y planificar sus actividades.

————————————————————-

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Instituto Nacional de Estadísticas (2014). Cultura y Tiempo Libre. Informe Anual 2014. Santiago de Chile: Departamento de Estudios, CNCA. Descargado de http://www.observatoriocultural.gob.cl/wp-content/uploads/2015/12/Consumo_y_tiempo_libre_2014.pdf

Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (2012). Marco de Estadísticas Culturales. Santiago de Chile: Departamento de Estudios, CNCA. Descargado de http://www.cultura.gob.cl/mec/

Unesco (2009). Marco de Estadísticas Culturales de la Unesco 2009. Montreal, Quebec, Canadá: Instituto de Estadísticas de la Unesco. Descargado de http://www.uis.unesco.org/culture/Documents/framework-cultural-statistics-culture-2009-spa.pdf.

 

× Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio