Revista > OC 13 > Espacios Culturales de Chile


Noviembre 2012

Museo Indígena Atacameño Alto Loa, Valle de Lasana

Sección de Observatorio Cultural

En el presente número se da a conocer el proceso de identificación y salvaguarda del patrimonio, desde los intereses comunitarios y los esfuerzos locales encaminados al rescate de lo propio, de la identidad y las raíces, a través de la iniciativa de la comunidad indígena atacameña: el Museo Alto Loa del Valle de Lasana.

 

lasana

 

¿Qué hace que un objeto, una actividad, algún utensilio o ceremonia sean considerados patrimonio?, ¿quiénes determinan o califican qué es patrimonial?

En el proceso del reconocimiento de lo patrimonial se intuye, a lo menos, dos esferas. Por una parte, la esfera de las vivencias, de las prácticas, de instancias pasadas o presentes -materiales o inmateriales- en las que convive diariamente un grupo humano o una comunidad. Por otra parte, la esfera de las instituciones u organizaciones encaminadas al reconocimiento de los elementos constituyentes de identidad, sean ellas representantes del ámbito público, académico o privado. Estas esferas se encuentran en la declaratoria, formal o de intención, en la identificación y el reconocimiento del patrimonio, pero esta definición es posible solo si ambas esferas dialogan. El patrimonio sin reconocimiento del grupo humano que pretende representar, se pierde.

El Museo Indígena Atacameño Alto Loa es un espacio de gran valor para sus habitantes y se constituye en el epicentro de la puesta en valor de la ruta patrimonial de Alto El Loa: Chiu Chiu, Lasana, Caspana.

Museo Indígena Atacameño Alto Loa, Valle de Lasana

El Museo Indígena Atacameño se encuentra ubicado en la comuna de Calama, sector eminentemente minero que conserva características prehispánicas a través de sus habitantes, tradiciones y paisaje. A 43 km. al noreste de la ciudad, en el Valle de Lasana, en el sector medio del río Loa y en la precordillera andina, se emplaza el museo a metros del Pukara de Lasana, centro de administración atacameña. Todo dentro de la ruta inca del Qhapaq Ñan y del Sendero de Chile, en un sector rico en petroglifos.

La construcción del museo fue un anhelo largamente esperado por la comunidad. El pasado precolombino tan fuertemente representado en la localidad, ha estimulado la afluencia de muchos investigadores y visitantes a Alto Loa.

Los aspectos arqueológicos que muestra la zona de emplazamiento del museo se remontan a miles de años de desarrollo cultural y social dentro del pueblo atacameño, se encuentran evidenciadas en sus testimonios materiales distribuidos en arquitecturas, tradiciones, costumbres y en sus cementerios. Los habitantes actuales aún conservan una actitud especial de vida relacionada con la tierra y el agua, herencias ancestrales de un pasado que se está interpretando.

En su génesis, creación y funcionamiento, el Museo de Historia Natural y Cultural del Desierto de Atacama, organización funcional sin fines de lucro, ha participado activamente. La certeza sobre la importancia de contar con una instancia de apoyo al desarrollo social y cultural de la Región de Antofagasta y, en lo específico, a las localidades asociadas al Valle de Lasana, ha sido una motivación permanente. El diagnóstico apuntó a la necesidad de implementar un fuerte apoyo al desarrollo científico y turístico de la zona denominada Alto Loa, buscando destacar, por ejemplo, antiguas ingenierías y el manejo de la tierra con técnicas ancestrales.

El museo se construyó y entró en funcionamiento el año 2009, cumpliendo ya 3 años de actividad permanente. Su diseño consideró las obras de una sala de exposición, de una unidad de administración, un salón multipropósito y una sala para biblioteca.

OC: ¿Qué motivó la habilitación y apertura del museo?

R: El Museo de Arqueología Indígena Atacameño Alto Loa se construyó y habilitó con la idea de reunir en un lugar el conjunto de la historia del hombre de Alto Loa, los aspectos más relevantes de su ecología, geología y etnografía. La búsqueda de la difusión de la cultura atacameña en la comunidad, los visitantes y el país, impulsó la búsqueda de convenios y solicitudes de apoyo para la materialización de este sueño. Nosotros identificábamos la relevancia que tiene el rescate y promoción de nuestra identidad y patrimonio, el conocimiento y puesta en valor de las condiciones de vida, adaptación al medio y convivencia con condiciones ecológicas tan adversas en las que tuvo que desenvolverse el hombre atacameño.

Las propias comunidades atacameñas tenían la necesidad de mostrar y que se valorara el desarrollo cultural del hombre andino en la zona, evidenciado a través de antiguas ocupaciones de cazadores recolectores en las vegas de Chiu Chiu, las influencias Tiawanaku en el arte y elaboración de utensilios encontrados en el valle de Lasana, los incas con sus complejas construcciones y adelantos tecnológicos que se mantienen hasta nuestros días, la comunidad actual con sus tradiciones y costumbres, constituyendo historias y realidades necesarias de rescatar, mantener y difundir.

OC: ¿De qué manera se financió la obra de construcción del museo?, ¿cómo financian y gestionan sus actividades en la actualidad?

R: La construcción del museo tuvo un costo aproximado de 85 millones de pesos. Costos cubiertos a través de convenios con el Fondo de Inversión Social de Codelco Chuquicamata, Fondo de Desarrollo Regional y recursos propios.

La construcción del museo se realizó en terrenos proporcionados en forma indefinida por la organización funcional Museo de Historia Natural y Cultural Desierto de Atacama. Durante este año se está realizando la habilitación de la biblioteca para la atención de estudiantes e investigadores, la construcción de una segunda sala de exposiciones y un salón de lectura.

En la actualidad, el museo financia sus actividades a través de aportes propios producto de la autogestión.

OC: El Museo Indígena Atacameño Alto Loa – Valle de Lasana, constituiría un ejemplo de autogestión local para la difusión y puesta en valor del patrimonio indígena de la comunidad y de su territorio. En este sentido, ¿podría contarnos de qué manera esperan que la existencia del museo les permita difundir sus tradiciones y poner en uso la ruta patrimonial del Valle de Lasana?, ¿qué esperan que suceda con esta difusión?

R: El museo es una institución al servicio permanente de la sociedad, que conserva y ante todo exhibe, para fines educacionales, de estudio y de goce, los testimonios materiales de la evolución del hombre atacameño y de su paisaje. El Museo Indígena Atacameño – Alto Loa, tiene por misión mostrar la variedad de manifestaciones patrimoniales y culturales de nuestra zona indígena, pudiendo mantener en exposición permanente los tópicos más relevantes de la evolución cultural del hombre en esta zona del desierto. Entre ellos destacan, la geología, la ecología, arqueología, arte rupestre, etnografía y el entorno.

Al mismo tiempo, nos permite potenciar y apoyar diversos proyectos y actividades. Por ejemplo, el proyecto Camino del Inca o Qhapaq Ñan, el proyecto Sendero de Chile, que pasa por el lugar de emplazamiento del museo; la consolidación de las obras de servicio comunitario y turístico que se encuentran en desarrollo en el valle, los que influyen en un claro mejoramiento en la calidad de vida de los habitantes del valle de Lasana y demás comunidades del Alto Loa.
Ficha Técnica Museo Indígena Atacameño Alto Loa, Valle de Lasana

Dependencia Administrativa: Museo de Historia Natural de Calama
Dirección: Camino vecinal s/n, Valle de Lasana, cercano a localidad de Chiu Chiu
Capacidad: Sala General Arqueología y Etnografía: 290 m2 150 butacas
Actividades principales/Servicios: Exposiciones, eventos culturales, reuniones, talleres
Hitos: Congreso de Arqueología y Etnografía “Diálogos en la Puna. Puesta en servicio Biblioteca Pública “Fondo Documental Andino”.
Contacto: Sr. Osvaldo Rojas Mondaca, Director – Fundador del museo
Email: museocalama@vtr.net
Web de interés: www.museodecalama.cl

 

Agradecemos la información proporcionada por Osvaldo Rojas M., Director del museo, especializado en el desierto de Atacama, por su tiempo y dedicación en la entrega de información reseñada en este número.